>

Érica Buenfil subió una foto con su hijo y dejó en evidencia el parecido que tiene con su padre

Érica Buenfil subió una foto con su hijo y dejó en evidencia el parecido que tiene con su padre

Érika Buenfil siempre será recordada como una de las grandes actrices mexicanas por sus maravillosas interpretaciones en novelas como Tormenta de el paraíso, Amarte es mi pecado y Marisol, entre muchos otras. Sin embargo, Érika, además de ser una afamada actriz, es, también, una madre espectacular que adora incondicionalmente a su pequeño hijo, Nicolás Buenfil.

Nicolás Buenfil.

El 2 de febrero de 2005 nace este pequeño, Nicolás Buenfil, para llenar de alegría y felicidad la vida de Érika quien, desde el primer momento, no ha dejado de amarlo como la madre que es.

Nicolás es producto de una relación muy corta que Érika tuvo con el arquitecto Ernesto Zedillo Jr. Si bien,Ernesto no quiso hacerse cargo de su hijo, Érika siguió adelante y crió a su pequeño de la mejor manera posible.

Como toda madre enamorada de su hijo, Érika sube constantemente fotografías de Nicolás y nos muestra el gran lazo que tienen como madre e hijo y el amor incondicional que se demuestran. Desde el primer momento hemos podido presenciar el crecimiento de Nicolás y podemos confirmar lo mucho que se ha estirado este joven.

El parecido con su padre. A comienzos de febrero, Nicolás Buenfil cumplió 14 años, y su orgullosa madre no dudó en compartir una fotografía junto con él para poder recordar este bello momento. Sin embargo, esta fotografía solo ha llamado la atención de miles de seguidores que, sin duda alguna, no tardaron en comentar el gran parecido que tiene Nicolás con su padre, Ernesto.

Tras las emotivas palabras que Érika le dedicó a su hijo, miles de usuarios compartieron sus opiniones y comentarios como el siguiente no tardaron en aparecer: Tiene un parecido a Ernesto Zedillo. Es idéntico al papá. A medida que pasa el tiempo, el parecido con su padre parece ser cada vez mayor. Nicolás ya es todo un adolescente y, conforme va creciendo, se van marcando en su joven rostro los rasgos característicos que tiene su padre.

Érika sigue igual de bonita. Érika, por su parte, es una madre que está muy orgullosa de su pequeño Nicolás y ha luchado para poder criarlo sola. Hoy en día, Érika tiene 55 años y es una madre excepcional que cuida y protege a su pequeño.

Nos sorprende que, a su edad, Érika luzca tan bien, tan saludable y tan radiante. Recibe infinitud de halagos por lo bien que mantiene su cuerpo y por lucir, más de una vez, su rostro al natural que demuestra que es igual de bella con o sin maquillaje.

A pesar de todos los comentarios sobre su hijo Nicolás y su padre, a Érika parece no importarle. Su única intención es disfrutar de su pequeño, quien la hace inmensamente feliz desde el día en que nació. Estamos seguros de que Nicolás debe sentir lo mismo con respecto a su madre. ¿No lo crees?

¿Crees que hay un parecido entre Nicolás y su padre?

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.